Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 27 de marzo de 2016

IMAGINA SI SOMOS DOS


IMAGINA SI SOMOS DOS

En la escuela atendíamos callados
a las explicaciones del maestro
que nos mentía, haciéndonos pensar,
que podíamos resolver ecuaciones con dos incógnitas.

No sé cómo soy, ni lo que quiero,
y cuando lo sé, me equivoco
o me miento,
o ya no soy yo,

o todo y nada a la vez.

Imagina si somos dos.
No. No sé resolver ecuaciones con dos incógnitas.




DATOS DEL POETA: Tirso Priscilo Vallecillos García (Motril, 1972), es filólogo, docente e imparte talleres de creación al profesorado. Ha publicado una selección de aforismos en Seré bré (2015), y el poemario Subway, al que pertenece este poema y que es una obra peculiar, ideada como una especie de guía de transporte en el que los poemas están divididos en líneas a seguir, como, por ejemplo, Campo de los exploradores, Edificios abandonados, Las ruinas, Suburbios, etc. Creando un tipo de lectura que depende del tipo de viajero/lector que seas, transitarás de una manera u otra.

COMENTARIO: Habrá maestros o profesores que mientan, no lo dudo. Los docentes son también personas, obviamente, extravagantes o aburridas en muchos casos, pero no por ello pierden su condición de persona. No obstante, los matemáticos son un espécimen harto extraños. Como nos advierte Tirso Priscilo, es imposible resolver ecuaciones con dos incógnitas, sobre todo, cuando la x es uno mismo.
La tarea de conocerse a sí mismo está en los albores de la poesía epigramática y formaban parte del los preceptos de Delfos. Se repite en Píndaro, en Heródoto, en Sócrates y en muchos otros después de ellos. Y nuestro poeta de esta semana, sigue con dicha tarea, como vemos en la parte central del poema (No sé cómo soy, ni lo que quiero,/ y cuando lo sé, me equivoco/ o me miento,/ o ya no soy yo). Por lo tanto, irónicamente, reconoce que intentar resolver dos incógnitas es una tarea imposible. Sin embargo, y que yo recuerde y que me perdonen los especialistas, hay varios modos de resolver estas ecuaciones: por igualación, por sustitución o por reducción. Y no sé cómo aplicar estas opciones a la vida de pareja o con las personas que nos rodean, le preguntaremos a los especialistas. Pero de una cosa sí estoy convencido, creo que para resolver la incógnita que somos, esa x que no se aparta de nosotros en ningún momento, necesitamos de las otras incógnitas, de la y, de la z, y todas las demás para entender quiénes somos. Porque en esta vida, el otro no puede ser el enemigo, es más bien el espejo que refleja fielmente quiénes somos. Por eso, si me lo permitís, cuando estos días de pasión veo el rostro de los refugiados a los que abandonamos o le cerramos la puerta de nuestra casa, comprendo quiénes somos verdaderamente, y lo que se despeja sobre nosotros mismos no es en ningún caso algo amable, sino el rostro de la injusticia y la insolidaridad que desoye los derechos humanos, por ejemplo.

ACTIVIDADES:

  • ¿Crees qué los maestros o profesores mienten cuando explican conceptos de su materia?
  • ¿Por qué el autor no sabe resolver ecuaciones con dos incógnitas?
  • Busca información sobre los preceptos de Delfos. Inventa uno parecido, pero usando el lenguaje coloquial.
  • Pregunta a tu profesor de matemáticas cómo puede usarse los modos de igualación, sustitución y reducción para resolver la incógnita que somos. Anota su propuesta y haz una valoración personal sobre su aplicación para resolver la incógnita que somos.
  • La portada del libro me recuerda un poema visual de Antonio Monterroso, Ulises Desnudo, pincha aquí y haz una tarea de creatividad literaria basado en dicho poema.

domingo, 20 de marzo de 2016

CIEN MIL MILLONES DE POEMAS (21 de marzo, Día Mundial de la Poesía)


Hay música de lobo en las calles de enero                                        (Jordi Doce)
Sus letras son de un hombre que en mi mente camina                     (F.J. Irazoki)
la sangre riega el torso la luz ríe y declina                                       (J. Azpeitia)
En todos esos panes que encharcan el sendero                                (F. Aramburu)

El último dios libra su oráculo extranjero                                        (S. Auserón)
El alma es sólo hierba, granos de arena fina                                   (Rafael Reig)
El cuerpo, pan mojado, se ha vuelto luz mezquina                           (F. Aramburu)
Haciéndome a mí pobre hasta en el desespero                               (V. Molina Foix)

Ni siquiera la nieve sabrá domar la mente                                       (Jordi Doce)
Cuando el temblor se inicia y demanda obediencia                          (Pilar Adón)
Como el ritmo del mar, contrario al continente                               (Marta Agudo)

Huyen vanos y alados mis sueños de clemencia                                 (J. Azpeitia)
Como un ancla de piedra que gira incandescente                              (S. Auserón)
No está en venta el paisaje que inventó la carencia                           (J. Valero)


DATOS DE LOS POETAS: Como veis más arriba, son 10 poetas, escritores o músicos los que prestan sus palabras para celebrar el DÍA INERNACIONAL DE LA POESÍA. Señalamos entre ellos a Jordi Doce porque él ha sido el responsable de que haya sido posible lo que entenderéis viendo el vídeo de más abajo. Si pincháis aquí, conoceréis a este poeta.


COMENTARIO:


Lo que presentamos aquí es un soneto creado para este blog. Es decir, puede que alguien haya hecho la misma elección que tenéis arriba, pero desde luego no está publicado como tal. Busca en cualquier buscador y si encuentras la misma selección que la nuestra, habrás encontrado una aguja en un pajar y yo me cortaré un dedo. Y es que el soneto anterior es una de las posibilidades, dentro de los Cien mil millones de poemas (10 sonetos de 14 versos combinables entre sí, es un total de 10 elevado a 14, son cien billones, no cien mil millones), que pueden componerse con el libro ideado por Raymond Queneau y que Jordi Doce y el resto han elaborado para homenajear al francés. Como podéis imaginar nos encontramos ante un libro imposible de leer, Eduardo Vilas en un breve epílogo lo explica: “un hombre que leyera sin dormir, y sin descanso para beber o para comer, a un ritmo de soneto por minuto, no terminaría su lectura en menos de doscientos millones de años”. Y es que este libro es como la vida misma: ir eligiendo cada verso es dejar otras posibilidades atrás. Las combinaciones son muchas, pero en cada toma de decisión, sustraemos otras combinaciones posibles. ¿Cómo acertar, por tanto? Imposible saberlo de antemano. Sin embargo, es curioso que con la propuesta de Queneau/Doce siempre sale un poema que puede leerse, será más o menos brillante, será más o menos acertado, pero todos tienen sentido. Y esa es la magia de la poesía y de la vida: elijamos lo que elijamos, siempre acertamos -aunque con la elección, abandonemos otras lecturas, otras posibilidades vitales.
Creemos, por consiguiente, que es un buen modo de celebrar el DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA.


ACTIVIDADES.
  • En otra ocasión, estamos de vacaciones pasionales.

domingo, 13 de marzo de 2016

VARIACIONES SOBRE LA TRISTEZA




Variaciones sobre la tristeza

No sirve lo que fui: lo que no he sido
es lo importante. Mi pasado no existe
de tanto no quererlo. Es de los otros, mas no mío.
No reluce ni sabe
cegar como los seres de la nada.
Mas no es fácil volver sobre mis pasos para encontrar
los labios no besados, los cuerpos (no elegidos no para poseerlos:
para darlos también y volverme tan pobre que ni la muerte
sepa qué hacer para matarme).
Lo que he sido y se me escapa
es lo que soy,
el fugitivo, el triste, el imposible,
el traicionado por el tiempo, el tachado, el inútil,
pero dónde buscarlo para hablarle de mí
y meterme en sus sueños.

DATOS DEL POETA: Jesús Aguado (Madrid, 1961) es poeta, traductor, antólogo, etc. Aguado se alzó en 1990 con el prestigioso Premio Hiperión con Los amores imposibles (Premio Hiperión, 1990). Entre otros poemarios suyos destacan Vikram Babu (2000); Lo que dices de mí (2002), La astucia del vacío (2005) y Verbos (2010)

COMENTARIO: Estamos ante un poema con marcado tono reflexivo, incluso existencialista. Y es que la poesía, a veces, es un modo de conocer la realidad o nuestro propio interior. En el caso de Aguado, desde el inicio coloca una especie de premisa lo que no he sido/ es lo importante. Porque la vida es actuar, tomar decisiones. Y en la toma de decisiones siempre hay una renuncia, algo que se abandona irremediablemente: Los labios no besados, por ejemplo.
Sucede, además, que la percepción del poeta es que ese camino no transitado define, al parecer, su identidad. Y entonces se acentúa el tono reflexivo del poema: lo que se nos escapa es lo que somos. Una conclusión que nos deja perplejos, pero que si lo pensamos bien, no lo es tanto. Uno es lo que hace y lo que no hace, lo que afirma y lo que niega, lo que lleva a cabo y lo que deja al margen. Y ese es el peligro que puede mostrarnos nuestro verdadero yo: el traicionado por el tiempo, al no haberlo aprovechado; el tachado, por renunciar a nuestros principios; el inútil, por ser incapaz de luchar por conseguir los auténticos labios, etc.
No es extraña la tristeza, por tanto, que se describe desde el título. Sin embargo, en una vuelta de tuerca, el poeta, consciente de todo lo anterior, busca esa persona que es él mismo, para recordarnos en los últimos versos que no debemos renunciar a nuestros sueños. Quizá una variación de la tristeza nazca precisamente de no tener sueños, o mejor, nuestra tristeza es olvidarnos de aquellos sueños que nos forjaron como personas.

lunes, 7 de marzo de 2016

YO NO SOY AUDREY HEPBURN (8 de marzo. Día de la Mujer Trabajadora)



YO NO SOY AUDREY HEPBURN

Put the blame on Mame, boys
gilda
Yo no soy Audrey Hepburn.
No me detengo en tu salón durante años
en un cuadro con marco triste y cristal roto.
Ese cristal inaguantable
que reproduce la leucemia del amor,
esa grieta extravagante, uniforme,
que se agranda con el tiempo
sin que nadie la toque. Ese tajo
que distorsiona los labios de la imagen,
esa imagen frente a la que dos se besan
y que va deshaciendo sus bocas
atravesadas por una enorme guillotina.
Yo no soy Audrey Hepburn.
No aparezco en tu infancia
como una actriz de los cincuenta,
ni te tomo de la mano frente a tu casa oxidada,
ni llevo hasta el olvido tu barrio tan doliente
de las afueras de esta ciudad.
Yo no soy esa fotografía,
ni el guión con tachaduras
que nadie verá hasta que hayamos muerto.
Yo no soy la reina de nadie,
ni la princesa Cinderella,
ni un hotel de Las Vegas, con cama de agua,
donde enamorarme tres noches seguidas
de tres muñecos sabelotodo.
No tengo una casa en Roma
ni huyo a caballo en una película,
rodeada de mansiones verdes.
Yo no sé cantar. Ni sobrevivir a una guerra.
Yo no sé vacunar a cien niños de Somalia
ni ver cómo se mueren mis hijos.
Sin embargo tú, estúpido,
prefieres acostarte con Gilda
y te levantas conmigo.
Tú, insoportable domador de mi ego,
te levantas teniendo en la mano
el cuerpo que inventé para el imán.
Y todavía me parece ternura eso que haces,
muchacho inoportuno,
cuando desnudas a esta niña con las uñas pintadas.
Yo no soy Audrey Hepburn, no soy la funny face,
la sonrisa perfecta, la alquimia, el verano.
No soy la felicidad ni la musa de ningún perfume
ni hablo francés, ni me casaré nunca.
Pero he logrado amarte antes de mi boca,
y créeme que cuando por un escaso minuto
la tibieza de ese amor
recorta ciertas fotografías de su marco,
cuando logro des-disfrazarme,
interrumpir el dramatismo del cristal roto,
cuando me entrego a la escena de salir de mí,
si supieras que sí, estúpido, si supieras.
Si supieras quién soy.


DATOS DEL POETA: Sonia Betancort nació en Santa Cruz de Tenerife (1977), estudió Humanidades, Estudios Latinoamericanos, Lenguas y culturas de India e Irán y Literatura Española e Hispanoamericana. Doctora en Literatura por la Universidad de Salamanca, es en la actualidad profesora de Lengua y Literatura en la Universidad Camilo José Cela (Madrid). Centra su obra crítica en la narrativa y poesía hispanoamericanas contemporáneas. Como gestora cultural, entre 2002 y 2009, coordinó la Sede de la Universidad de Salamanca en Buenos Aires y continúa organizando eventos en esta área. Formada en interpretación actoral en Buenos Aires y Madrid, desarrolla diversas actividades en el campo de las artes escénicas.
Entre sus obras destacamos: Intima Exigencia (2000), El cuerpo a su imán (2009), Para ver la llanura, Seis poemas para Mary Jane (ambos en 2014) y Yo no soy Audrey Hepburn (2015).


@islasonia


COMENTARIO. Este poema está elegido para conmemorar el día 8 de marzo. Y creemos que el poema puede servirnos para el propósito reivindicativo que debe impregnar la efeméride. En nuestra libre interpretación, queremos leer una posición firme de la autora frente a aquellos estereotipos que siguen considerando a la mujer como un objeto. Aunque sea un mísero “cuadro con marco triste y cristal roto”. Hay mucho contenido en la elección de Audrey Hepburn: la elegancia, la altivez (no en vano era aristócrata), la niña bien y encarnación del eterno femenino. Pero también en el de Gilda (Rita Hayworth), que recordemos, pese a presentarse como femme fatale, en realidad, su personaje era el de una mujer esclavizada entre dos tipos despreciables. Amén del famoso bofetón que parece justificado por su actitud desafiante, una especie de strip tease donde apenas se quitaba... ¡un guante!

La misoginia, defendida por este tipo de cine clásico y el espectáculo de masas, hace que muchos hombres y muchas mujeres sigan creyendo en esos dos ideales de mujer que se trasmite desde la publicidad o los medios y que recoge la herencia machista y falocéntrica de una cultura y un lenguaje que demoniza y erotiza a las mujeres, cuando no las convierte en blanco explícito de la pornografía, en el caso de Hayworth; o las transfigura en mujer florero revistiéndola de dulzura, fragilidad, necesidad de protección, etc., en el caso de Audrey Hepburn. En fin, que no dejaremos de ser estúpidos, ni de saber qué es una mujer, si seguimos por esos prejuicios interesados, que hoy por hoy, permite, por ejemplo, una desigualdad salarial del 24% en España, entre otras barbaridades.

En cambio, si creemos en la igualdad, ese valor republicano y femenino, comprenderemos que las mujeres no quieren ser “la reina de nadie/ ni la princesa Cinderella” (por cierto, recomiendo desde estas líneas Antiprincesas, una colección de libros que ataca el sexismo de los cuentos de hadas con ejemplos de mujeres reales como Violeta Parra y Frida Kahlo o SuperLola una heroína infantil que pretende romper estereotipos sexistas). Esos cuentos se acabaron, como algún día acabará la ley sálica o incluso la propia monarquía, supongo y espero, con fría racionalidad y zurdo corazón, todo hay que decirlo, si se trata de des-disfrazarnos, como bien ha inventado Betancort.

ACTIVIDADES:

  • El poema está sustentado en la historia del cine clásico estadounidense, busca referencias de las actrices en las que se basa el poema y de Gilda. ¿Te parece acertado la elección de esas actrices para el poema?, ¿qué actrices actuales pueden representar esos dos tipos de esteriotipos en el cine de los últimos tiempos?
  • ¿Qué significan las siguientes expresiones y palabras: femme fatale, falocéntrico, misoginia, des-disfrazarme, funny face, mujer florero, demonizar, estereotipos, prejuicios? Crea una frase, un cuento, o un barbarismo con ellos.
  • Explica el sentido reivindicativo de los siguientes versos: No soy la felicidad ni la musa de ningún perfume/ ni hablo francés, ni me casaré nunca. Busca otros versos reivindicativos en el poema de Betancort. Justifica tu elección.
  • Visita el blog de la autora y lee alguna entrada que te interese. Déjale un comentario en la entrada correspondiente.
  • Envía a la autora un comentario sobre este poema u otro que hayas leído en su blog en menos de 140 caracteres y nombrándola en twitter.
  • Por curiosidad y si lo deseas, puedes indicar las reacciones un poco más abajo: divertido / interesante / aburrido. También un comentario a esta entrada, un blog se alimenta de ellos.