Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

EL INSTANTE

EL INSTANTE
¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
dónde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?

El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.

Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados

espejos de la noche no es el mismo.
El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno. 

DATOS DEL POETA: Borges, claro.

COMENTARIO: La vida golpea fuerte, porque siempre ha ido en serio. Ahora que muchos de vosotros, en el centro o fuera de él, lo habéis comprobado en vuestras propias carnes, no se me ocurre otra cosa que dedicaros este poema.
Vivir el instante siempre es un buen consejo para afrontar cualquier dificultad. Por eso este soneto redunda en dicha idea. Sin embargo, aunque lo había leído muchas veces, he descubierto un desconcierto que no c…

SEGUNDO DIÁLOGO EN LA SOMBRA

SEGUNDO DIÁLOGO EN LA SOMBRA
En la noche, tu mirada abolida espía entre juncales de negrura: no acepta de las sombras su indiferencia, su aparente estar ajeno a quien las mira. Piensa –como piensa el mirar, absorto bajo los párpados– si es nada lo que no ve, o si nada son sus ojos porque no ven.
¿Hay diferencia? Porque duda o no sabe sigue buscando, y en la duda una lumbre modesta se abre paso, pone su cal al fondo de los ojos.
Quien mira sabe que algo le está mirando.
Porque la noche lo permite, no buscas en su negrura siluetas ni bultos para desmentir la nada, buscas sus ojos que te están buscando sobre un hilo que entonces se ilumina.
DATOS DEL POETA: Jordi Doce (Gijón, 1967), doctor en letras por la Universidad inglesa de Sheffield, poeta y traductor, entre otros, de W.H. Auden, William Blake, Anne Carson, T.S. Eliot, Ted Hughes, Charles Simic y Charles Tomlinson.  Como poeta ha publicado los poemarios Lección de permanencia (Pre-Textos, 2000), Otras lunas (XXVIII Premio de Poesía …

MANIFIESTO DE CUALQUIER NOCTURNO

MANIFIESTO DE CUALQUIER NOCTURNO

Reivindico el desenfado
y la desinhibición de mis deseos,
el punto de alcohol compatible con mis sentidos,
el encuentro furtivo con un amante efímero,
el bullicio sin rumbo de un grupo humano,
el golpe mortal a la rutina,
la amargura cuando sale el sol,
el exceso, sobre todo el exceso.

Magnifico la valentía
de todos aquellos que viven con ojeras,
que no le ponen precio a la hora,
que desacatan las leyes ordenadas de la Naturaleza,
que amarían sólo hasta el alba,
capaces de todo en el punto exacto de la Medianoche,
de nada cuando unas gotas de luz
rayan la noche descarada,
vencida ya.

Y por qué no, cosas menores,
el riego purificante en la madrugada,
el irrespirable ruido del camión de basura,
la inestabilidad de la calle bajo la farola,
el robo del BMW sólo para hacer un trompo,
el tirón en cualquier esquina del drogadicto
falto de estatus de enfermo,
siempre insensible sociedad de Derechas.

Porque al fin, somos un recinto privado,
como si la vida fuese…

SIEMPRE LO MISMO

SIEMPRE LO MISMO
Siempre lo mismo! Un día despertaré muerto.
Habré dejado el alma de mis versos colgada en el perchero de la entrada. Y me saldré sin ella. Y andaré por la calle como un hombre.
¡Y sin alma!
Este poner un mismo númerO en las rayas de siempre. Este sumar renglones, este “muy señor mío”, este final horrible: “saludo a Ud. atte.”
¡Siempre lo mismo! Un día despertaré muerto. Colgada en el perchero de la entrada, habré dejado el alma de mis versoS.


DATOS DEL AUTOR: Alfredo Mario Ferreiro (Montevideo, 1899-1959) es autor de los libros El hombre que se comió un autobús (Poemas con olor a nafta).
COMENTARIO: Nada como empezar un año con buenos propósitos. Y nada mejor que nos recuerden algunas evidencias que no debemos olvidar nunca, como hace en este poema Mario Ferreiro. ¡Siempre lo mismo!, nos advierte el uruguayo, como queriéndonos alejar de la monotonía, del desasosiego, de la apatía y la bulimia en la que convertimos nuestra vida cada día. Debemos escapar de ese pozo sin fondo, de pensar que…