Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 14 de diciembre de 2014

MI MAL (Poema para el Día de la Lectura en Andalucía)


MI MAL

A...




En vano ansiosa tu amistad procura


Adivinar el mal que me atormenta;


En vano, amigo, conmovida intenta


Revelarlo mi voz a tu ternura.





Puede explicarse el ansia, la locura



Con que el amor sus fuegos alimenta...


Puede el dolor, la saña más violenta,


Exhalar por el labio su amargura...





Mas de decir mi malestar profundo,


No halla mi voz, mi pensamiento medio,



Y al indagar su origen me confundo:





Pero es un mal terrible, sin remedio,


Que hace odiosa la vida, odioso el mundo,


Que seca el corazón... ¡En fin, es tedio!


DATOS DE LA POETA: La Consejería de Educación, Cultura y Deporte, a través del Centro Andaluz de las Letras, dedica este año el Día de la Lectura en Andalucía a la escritora Gertrudis Gómez de Avellaneda, con motivo del bicentenario de su nacimiento (1814-2014). Nosotros desde aquí, nos sumamos a la celebración, de ella es este soneto.


COMENTARIO: Traemos este soneto aquí porque de los poemas leídos de Gómez de Avellaneda, nos parece uno de los más actuales para el mundo que nos ha tocado vivir. Para la autora, se puede nombrar el amor y el dolor, la locura del amor y el dolor más violento mediante las palabras y la poesía. Pero el mal más profundo, no resulta tan fácil. Sobre todo si se quiere ir al origen del mismo. (Cada vez que pienso en el origen de las cosas, me acuerdo de un librito, Elogio de la Radicalidad, en el que se reivindica que la auténtica forma de ser radical es ir al origen de los problemas o de aquello que se quiere descubrir). La poeta sabe sus consecuencias: es algo que hace odioso el mundo y la vida y que seca el corazón... Y al final, en el último momento, en la última palabra lo nombra; se trata del TEDIO. (Que nadie confunda el tedio con el aburrimiento, yo creo que si fuera francesa y se llamara Baudelaire lo llamaría spleen, pero este es otro tema). Lo que nos hace percatarnos de lo siguiente: al final, el furor poético logra su cometido y se nombra lo innombrable, lo que parecía imposible en la primera parte del soneto. Aquí está su acierto y su debilidad, porque algún lector le puede decepcionar ese... TEDIO. No obstante, para aquellos lectores que se sientan decepcionados, les invito a que intenten nombrar el malestar más profundo e íntimo que anida en el origen de su percepción del mundo, porque nombrarlo es ya empezar a dominarlo. El nombre del mío, por cierto, empieza por A. Y lo mantengo en suspense como ha hecho la autora con la dedicatoria de este magnífico soneto. Pero, ¿y el tuyo, cuál es? Espero tu respuesta.

lunes, 8 de diciembre de 2014

PICASSO-GUERNICA-PICASSO: 1973


(Pincha para ampliar)

 PICASSO-GUERNICA-PICASSO: 1973

No el sol, sino la súbita bombilla pálida ilumina
la artificial materia de la muerte.

El espacio infinito de una sola agonía,
las repentinas formas rotas
en mil pedazos de vida violenta
sobre la superficie lívida del gris.

No el sol, sino la pálida
bombilla eléctrica del frío
horror que hizo nacer
el gris coagulado de Guernica.

Nadie puede tender sobre tal sueño
el manto de la noche,
callar tal grito,
tal lámpara extinguir
que alumbra
la explosión de la muerte interminable,
la cámara interior donde no puede
reposar ni morir en el gris Guernica
la memoria.


DATOS DEL POETA: José Ángel Valente (25 de Abril, 1929- 18 de Julio de 2000), es sin duda una de las figuras esenciales de la literatura española de la segunda mitad de nuestro siglo. Fue galardonado con el premio de la Crítica, el Príncipe de Asturias de las Letras, y el Nacional de las Letras, entre otros muchos. Este poema lo hemos leído en EL FULGOR. Antología poética (1953-1996).

COMENTARIO: 

Probablemente el poeta tenga razón: el Guernica de Picasso representa una única agonía, esa que nos hace gritar y que nos impide volver al silencio del olvido. Porque nadie que haya visto el cuadro del malagueño puede olvidarlo, supongo. ¿Cómo olvidar esa bombilla, esos grises, esas imágenes rotas, esa violencia (ir)racional que ha quedado petrificada en el óleo como una prueba de la infamia de lo humano?
Es imposible olvidar el cuadro. Es imposible, si se ha visto, callar ese grito. Por eso me he permitido, excepcionalmente, colocarlo en el frontispicio de esta entrada, para que todo lector conozca el punto de partida. También, para que mis jóvenes y audaces alumnos no digan nunca más que no saben qué es el Guernica de Picasso. Para mí esa afirmación fue un mazazo, pero para ellos, ahora, ya será imposible huir de ese grito que pertenece a lo más hondo del género humano. Ya se encuentra, para siempre, en la cámara interior de vuestra memoria.
Bienvenidos al dolor, queridos alumnos, bienvenidos a parte de mi tristeza.


 

lunes, 1 de diciembre de 2014

SI LLUEVE ES QUE ESTÁ CURADO

SI LLUEVE ES QUE ESTÁ CURADO

La felicidad
es una anciana sonriente
escuálida del beso de los años.

Cubierta de arrugas
que cuentan una historia
Como las sábanas de una cama
tan mojada
que en lugar de arrugas
juran ser olas.

El mar en cama
después de la tormenta.

Eso es la felicidad.

Tus manos
que son la cornisa más bonita
en la que me he aferrado a la vida.

La risa que me entregas
mientras susurras;
mantenla
es la calma.

El cambio en mis costumbres
que me hacen llegar a pensar
que me estás siendo infiel
otra vez
conmigo.

Saber que despertaría todos los odios del mundo
sólo para que durmieses sola
esta noche.

Que no sepas cuánto me alegro
y cuánto me duele.

Eso es la felicidad.

Caminar a ciegas por el cable
que hace explotar la bomba
al final del túnel.

Y que lo hayas vuelto a confundir con un puente.

Que te la juegues.
Que cortes el azul,
cielo.

Volemos por los suelos.

Eres la jaula más bonita de la que he intentado huir.

Ser pájaro en vano,
eso es la facilidad.

Esto es la felicidad.

DATOS DE LA POETISA: Irene X se llama la autora de Grecia y El sexo de la risa. Sin embargo, nosotros todavía la conocemos virtualmente. Podéis conocerla en su magnífico blog: AUTOCRÍTICA, vomito flores; aunque también a través de Facebook, o de TWITTER (), desde donde la conocimos nosotros.

COMENTARIO:
Un poema es bueno desde el título: Si llueve es que está curado. En este caso parece ya una sentencia, un brevísimo aforismo que nos predispone a una lectura atenta y sorprendente. Lees el título y, obviamente, tienes que seguir porque la expectativa que brinda el título es mucha.

Y es que en este poema, Irene X, va desgranando imágenes, a veces contradictorias, a veces casi surrealista, de una cotidianeidad que le rodea y que ella identifica con la felicidad (esa anciana, esa cama-calma, ese volar por el suelo). Esta felicidad no tenemos porque compartirla, pero suponen ejemplos sencillos de conseguirla. En ocasiones basta con jugar con las palabras y ya la tenemos delante de nuestros ojos y los demás sentidos. Nosotros, por nuestra parte, nos identificamos con algo que ignorábamos sobre nuestra propia felicidad, pero que al leer el poema hemos descubierto sobre nosotros mismos. Nos referimos a esto:

Que no sepas cuánto me alegro
y cuánto me duele
Esa es parte de mi felicidad también. Y tú, lector, ¿con cuál te quedas de las que propone Irene X?