Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 22 de junio de 2014

Annabel Lee


Annabel Lee
It was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of ANNABEL LEE;
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea;
But we loved with a love that was more than love-
I and my Annabel Lee;
With a love that the winged seraphs of heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
A wind blew out of a cloud, chilling
My beautiful Annabel Lee;
So that her highborn kinsman came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in heaven,
Went envying her and me-
Yes!- that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of the cloud by night,
Chilling and killing my Annabel Lee.

But our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we-
Of many far wiser than we-
And neither the angels in heaven above,
Nor the demons down under the sea,
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee.

For the moon never beams without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise but I feel the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee;
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling- my darling- my life and my bride,
In the sepulchre there by the sea,
In her tomb by the sounding sea.
Edgar Allan Poe
Aquí podéis ver la versión musicada de Radio Futura del poema en castellano.

Edgar Allan Poe (Boston, 1809 - Baltimore, 1849)

Poeta, cuentista y crítico estadounidense. Sus padres, actores de teatro itinerantes, murieron cuando él era todavía un niño. Edgar Allan Poe fue educado por John Allan, un acaudalado hombre de negocios de Richmond, y de 1815 a 1820 vivió con éste y su esposa en el Reino Unido, donde comenzó su educación.
Después de regresar a Estados Unidos, Edgar Allan Poe siguió estudiando en centros privados y asistió a la Universidad de Virginia, pero en 1827 su afición al juego y a la bebida le acarreó la expulsión. Abandonó poco después el puesto de empleado que le había asignado su padre adoptivo, y viajó a Boston, donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas (Tamerlane and Other Poems, 1827).
Se considera habitualmente que inauguró la corriente del romanticismo oscuro ("Dark Romanticism", en inglés), un subgénero literario estadounidense surgido en el siglo XIX a partir del movimiento filosófico denominado trancentalismo. Las obras de este subgénero, pues, se vieron muy influidas por el trascendentalismo, aunque no comulgaban con sus ideas. El romanticismo oscuro, a grandes rasgos, se manifiesta mucho menos optimista que aquél acerca de la condición humana, la naturaleza y la divinidad. Gran parte de sus relatos y poemas destaca por su exploración de la psicología humana, particularmente en lo que se refiere a los impulsos, ya sean conscientes o inconscientes, de perversidad y autodestrucción.
Según Poe, la máxima expresión literaria era la poesía, y a ella dedicó sus mayores esfuerzos. Es justamente célebre su extenso poema El cuervo (The Raven, 1845), donde su dominio del ritmo y la sonoridad del verso llegan a su máxima expresión. Las campanas (The Bells, 1849), que evoca constantemente sonidos metálicos, Ulalume (1831) y Annabel Lee (1849) manifiestan idéntico virtuosismo.
COMENTARIO:
Hay quien afirma que la esencia de la mujer es el misterio. Algunos racionalistas manifiestan que esta afirmación es incompleta, aunque no del todo falsa. En pocas palabras, su razonamiento sería el siguiente: La mujer es un misterio sólo para los hombres. Es decir, es misteriosa en todo lo relativo al hombre, pero su esencia per se no esconde ningún enigma.

Lo curioso es que si la paradoja fuese cierta, los hombres seríamos los seres más alejados de la mujer, y los que menos posibilidades tendríamos de llegar a penetrar en sus misterios. Es decir, la mujer sería inaccesible para el hombre.

No todo el mundo ha pensado siempre así. De hecho, existió un hombre que contempló el enigma de lo femenino en toda su extensión, y de su mente gloriosa y profunda surgió un rostro; terrible e inabarcable. Aquellas facciones delicadas y ominosas lo atormentaron por el resto de su vida; precisamente porque no se trataba del rostro de una mujer, sino de la Mujer.

El nombre de esta Dama brilla en la historia de la literatura universal, y no existe otra que pueda igualarla en esplendor. Ni las vírgenes bíblicas ni las valkirias se le comparan, Atenea y Afrodita son sus sirvientas; y ni aún la fría Hel se atreve sostener su mirada. Ella es la encrucijada en la que se encuentran todas las mujeres de la historia; y su rostro, como el de las innumerables que nacen y mueren en el espacio infinito, guarda la promesa de todas las damas que algún día serán.

Lo duro es que no poseemos ninguna definición precisa de ella, sólo contamos con el recuerdo de quien una vez recibió sus caricias, y que acaso aun la espera, tendido junto a una tumba a orillas del mar.

Tal como para el creyente Eva es el icono de lo femenino, para otros, la esencia de la Mujer tiene un sólo nombre: Annabel Lee.

martes, 3 de junio de 2014

¿Por qué escribe usted? (I ENCUENTRO DE JÓVENES ESCRITORES EN EL AULA)



¿POR QUÉ ESCRIBE USTED?

Porque el fantasma porque ayer porque hoy:
porque mañana porque sí porque no
Porque el principio porque la bestia porque el fin:
porque la bomba porque el medio porque el jardín 

 
Porque Góngora porque la tierra porque el sol:
porque San Juan porque la luna porque Rimbaud
Porque el claro porque la sangre porque el papel:
porque la carne porque la tinta porque la piel 

 
Porque la noche porque me odio porque la luz:
porque el infierno porque el cielo porque tú
Porque casi porque nada porque la sed 

 
porque el amor porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque más
porque algún día porque todos porque quizás

Datos del autor: Óscar Hahn

Comentario: En el principio fue el verbo, dicen que recoge, San Juan en su Evangelio. Es decir, que para que exista el mundo, las estrellas, los ríos y los mares necesitamos nombrarlos, decirlos. Porque parece una obviedad, pero no lo es tanto: lo que no se nombra, no existe (Wittgenstein lo dijo a su manera: "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo"), puede existir, pero no para nosotros, seres lingüísticos, seres que hablamos, seres que escribimos.
Pero, ¿por qué escribe usted? Almudena Grandes escribía porque no le gustaban los finales de los cuentos, eso de se casaron, fueron felices y comieron perdices. Lo que hacía era cambiarlos, o dicho de otra manera, jugaba con las historias, jugaba con las palabras y, por añadidura, fomentaba su propia creatividad. (Esta es una de las palabras claves de todo escritor). Nuestros jóvenes escritores, vosotros, debéis insistir en el juego. Porque los escritores son personas normales, van a clase, tienen amigos, hacen la comunión o no, se enamoran, juegan e incluso algunos juegan al fútbol, pero también escriben y escribiendo se lo pasan bien (esta manera de divertirse en uno de los secretos de la escritura, aunque muchos escriban para controlar el miedo, para vencer al dolor, etc.).
Y, por último, para escribir, si os dais cuenta, leen y leen mucho. (Esta es otra de las claves de todo escritor, claro). Un escritor es antes un lector, Borges también lo dijo a su manera: "Qué otros se jacten de las palabras que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído".
Nosotros desde este espacio os animamos a ambas cosas: leer mucho, escribir mucho, porque a vuestro alrededor hay otras personas que están atentos a vuestras historias, a vuestros versos, a vuestras palabras. Para nosotros, profesores, es muy importante que sigáis inventando un mundo de palabras, que seguro que, en un futuro, hará felices a más de un lector que necesitará vuestras historias, vuestros versos, vuestras palabras.
Ánimo y enhorabuena a todas por participar en este I ENCUENTRO DE JÓVENES ESCRITORES EN EL AULA.