Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

lunes, 26 de mayo de 2014

PROPUESTAS POÉTICAS (Más versos para la ceremonia de despedida)

PROPUESTAS POÉTICAS (Selección).


16 PROÍS

coja un poco
de luz cruda


y añádale
una pizca de color


25 PROÍS

haga un agujero

para guardar
la propia voz


27 PROÍS

corte un trozo de noche

y lléveselo

34 PROÍS

camine sobre el horizonte hasta desgastarlo

36 PROÍS

piense las cosas
de un color

y dígalas
de otro

38 PROÍS

acaricie la luz

hasta que se duerma

44 PROÍS

no entre
en el minuto

pase a su lado

49 PROÍS

súbase al horizonte
y observe


50 PROÍS

perfore el sueño

y plante alguna cosa


60 PROÍS

mire al cielo

escriba una frase con los ojos
y déjela

62 PROÍS

cace el primer sueño

y arrástrelo hasta la vigilia

65 PROÍS

siempre
que
pueda
cultive
el
tiempo

88 PROÍS

escóndase

en los sueños

92 PROÍS

descarrille

la luz


DATOS DEL AUTOR: Bartolomé Ferrando (Valencia), performer y poeta visual. Profesor titular de performance y arte intermedia en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Fundador de la revista de poesía experimental Textos poéticos. Forma parte de los grupos Flatus Vocis Trío, Taller de Música Mundana y Rojo. Entre sus ensayos destacamos Hacia una poesía del hacer y La mirada móvil. 

Página del autor: http://www.bferrando.net/


COMENTARIO: Esta selección de propuestas poéticas, responde a un interés personal e intransferible. Y es que continuamos con nuestra peculiar ceremonia de despedida. Sinceramente, creemos que muchas de estos poemas-acción pueden llevarse a cabo por un lector audaz. Parecen lógica y materialmente imposibles ("cace el primer sueño/ y arrástrelo hacia la vigilia", "no entre/ en el minuto/ pase a su lado"), y en algunos casos, están concebidos como tales, pero como reconoce el propio autor: "la propuesta no impone: tan sólo señala, advierte, desvela o tal vez quiere seducir". Porque en el fondo, tal vez la relación más sincera entre un profesor y su alumnado no esté muy alejado de estos juegos poéticos. Nosotros durante estos años no hemos intentado imponer nada (aunque de sobras mis alumnos conocen mis principios éticos e ideológicos), sí advertir de cómo es el mundo fuera de nuestras aulas (injusto, lacerante, pero también apasionante y generoso en placeres); intentando desvelar algunos de los velos con los que se cubren las mentiras cotidianas que nos rodean. Y lo hemos intentado con un material tan poco seductor, en principio, como la historia de las ideas, pero abriéndonos a cualquier tema que suscitara interés entre los alumnos. Si no lo hemos conseguido, el fallo es nuestro. 
Al menos guardad en la memoria esta propuesta poética y vital (no es de Bartolomé Ferrando, sino de Octavio Paz) como nuestra última lección  para los que os vais del centro:
                                         Merece lo que sueñas.

martes, 20 de mayo de 2014

TARDE (Dedicado al alumnado de 2º de Bachillerato)


TARDE (Dedicado al alumnado de 2º de Bachillerato)

Todo es diferente ya cuando agitas la mano
para decirme alguna cosa y adiós
en el momento mismo en que el tren comienza a partir.
Entonces me doy cuenta de que estoy solo en el andén,
solo en medio de la gente que no se conmueve
al ver cómo te me alejas.

Y ahora pienso
que este adiós no es igual a los otros,
que no volverás nunca y, sin embargo,
no he dejado de amarte.

¿Ves?, es fácil
perderse, ocioso, por viejas avenidas
con arena de recuerdos, y cansarse
intentando caminar cuando queda la presencia áspera
de un tiempo al que un solo gesto ha vuelto un estorbo.
Tan profunda, la clara quietud de tus ojos
no es más viva que esta
tarde que ahora reanudo
un tanto nostálgico porque tú te me alejas.

(De Autobiografía, 1965-1966).


DATOS DEL POETA: Miquel Martí i Pol (Roda de Ter, 1929- Viç, 2003) es el poeta más leído y querido en Cataluña en la segunda mitad del siglo XX. Sus poemas están llenos de compromiso con la vida, con la sociedad y con las cosas realmente esenciales. En 1954 publicó su primer libro de poesí Palabras al viento, ha recibido varias veces el premio de la Crítica de poesía catalana, por Amada Marta, Suite de Parlavà, y por Un invierno plácido. El poema que hemos seleccionado pertenece a la antología Un día cualquiera.

COMENTARIO: Otra parte de mi ceremonia de despedida a los alumnos de 2º de Bachillerato. Esta vez con un poema del famoso poeta catalán. Y es que todo lo que leo me lleva a esa ceremonia de despedida, aunque sea mediante un presunto poema amoroso. ¡No os preocupéis yo no os amo...!, sin embargo, sí me siento como este personaje en el andén: todo me parece diferente, ya os veo tan lejos de mí, tan inalcanzables en ese tren en el que os iréis de mi vida, que no entiendo como otros no siente la misma nostalgia que yo. Este adiós no es igual a los otros, lo reconozco ahora que ya no me podéis chantajear emocionalmente. Para mí, muchas de vosotras seréis inolvidables. Espero que, al menos, cuando nos crucemos por las calles de vuestro pueblo y el mío, me digáis adiós y no ignoréis a este triste profesor de filosofía (este curso más que nunca, por cierto).
Ánimo en el tramo que os queda y mucha suerte a todas.

miércoles, 14 de mayo de 2014

VAMOS A HACER LIMPIEZA GENERAL


VAMOS A HACER LIMPIEZA GENERAL

Vamos a hacer limpieza general
y vamos a tirar todas las cosas
que no nos sirven para nada, esas
cosas que ya no utilizamos, esas
otras que no hacen más que coger polvo,
nos traen recuerdos amargos,
las que nos hacen daño, ocupan sitio
o no quisimos nunca tener cerca.
Vamos a hacer limpieza general
o mejor todavía, una mudanza
que nos permita abandonar las cosas
sin tocarlas siquiera, sin mancharnos,
dejándolas donde han estado siempre;
vamos a irnos nosotros, vida mía
para empezar a acumular de nuevo.
O vamos a prender fuego a todo
y a quedarnos en paz, con esa imagen
de las brasas del mundo ante los ojos
y con el corazón deshabitado.


DATOS DE LA POETISA: Amalia Bautista (Madrid, 1962) es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y trabaja en el departamento de comunicación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Ha publicado Cárcel de amor (Sevilla, 1988), La mujer de Lot y otros poemas (Málaga, 1995), Cuéntamelo otra vez (Granada, 1999), La casa de la niebla. Antología (1985-2001) (Mallorca, 2002), Hilos de seda (Sevilla, 2003), Estoy ausente (Valencia, 2004), Pecados, en colaboración con Alberto Porlan (Almería, 2005), Tres deseos. Poesía reunida (Sevilla, 2006), Luz del mediodía. Antología poética (México, 2007) y Roto Madrid, con fotografías de José del Río Mons (Sevilla, 2008).

COMENTARIO:
Deberíamos seguir el ejemplo de Amalia Bautista. Eliminar o deshacernos de las cosas inútiles (el velo de las novias, de las matemáticas, como dicen los alumnos, de ciertos políticos, de las supersticiones, del móvil, el odio, el egoísmo), de esas cosas que ya no utilizamos (el pañuelo azul que te anudabas al cuello para destrozar corazones, el trozo de servilleta con aquella declaración alcohólica de amor, la simpatía forzada, las lágrimas para pedir perdón...) o que cogen polvo (los libros de la estantería de la biblioteca del centro, los DVDs y los CDs que nos parecieron un tesoro, las fotografías de viajes iniciáticos, los ideales de justicia, solidaridad...). O más bien, hacer una hoguera, danzar y bailar alrededor de ese fuego de recuerdo y olvido. Aunque sepamos que en esa quema, las cenizas sea lo único que nos define de manera más auténtica.

martes, 6 de mayo de 2014

OH

OH

Jefe usté está aburrido
aburrido de veras
hace veintiocho años
que sabe sus asientos,
que comprueba los saldos
y revuelve el café.

Está aburrido jefe
se le nota en los ojos
en la voz
en las órdenes
en el paso
 en las mangas
en los setenta rubros
de letra redondilla.

Jefe usté está aburrido
nadie lo sabe
nadie.

Pero ahora que está solo
ahora que no ven Ellos
desahóguese
grite
discuta
diga mierda
dé golpes en la mesa
vuélvase insoportable
por favor
diga no diga
no muchas veces
hasta quedarse ronco.

No cuesta nada jefe
haga la prueba.



DATOS DEL POETA: Mario Benedetti. 

Todo sobre él aquí: http://www.fundacionmariobenedetti.org/


COMENTARIO: Me gusta mi trabajo porque no tenemos jefes. Nuestros jefes, y esto es mucho decir, son los alumnos en todo caso. Y, la verdad, cuando son tantos por los que pasamos, sentimos que sólo debemos rendir cuentas ante nuestro propio quehacer, ante nuestro propio trabajo. Porque de eso estoy seguro, a cada profesor le avala su trabajo diario. 
Podría pensarse que nuestro jefe es el señor director, pero esto es mucho decir. En todo caso, organiza, coordina, pero, jefe, no es en ningún caso. Son compañeros, deberían serlo y en muchos casos lo son y, en otros, básicamente se les olvidó que lo son, por ello los hay tan aburridos, tan tremendamente aburridos y tan ególatras, que a veces dan pena, sobre todo cuando hacen, deshacen a su antojo, perdiendo las formas o simplemente olvidan eso de dar clases con dignidad y se aburren de veras en sus asientos.