Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

miércoles, 19 de marzo de 2014

ARTE POÉTICA (CELEBRANDO EL DIA INTERNACIONAL DE LA POESÍA)

ARTE POÉTICA

Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable.




DATOS DEL POETA: J.L. Borges. (No es necesario más datos sobre él).

COMENTARIO: El 23 de marzo se suele celebrar este día. Desde este espacio traemos este poema de Borges para celebrarlo. La alusión a Heráclito es uno de los tópicos de la literatura y la poesía del argentino, y nos proporciona las claves de esta poética: la poesía da cuenta del continuo devenir de nuestra existencia, pero, mediante ella, trastoca ese dolor que supone estar vivo en música, en rumor, en símbolo de otra cosa más enriquecedora. La poesía  puede ser pobre para muchos, pero es inmortal cuando nos enseña esa humildad de Ulises tras el regreso a su hogar. La poesía y su lectura nos muestra nuestro propio rostro: en el espejo de los años quedará el reflejo de aquellos que han leído poemas asiduamente. No sabemos lo que veremos en él al final, pero sí estamos seguro que será distinto del de aquellos que no leen poemas..., También estamos seguros de que los pobres no somos nosotros, los lectores de poesía.

domingo, 9 de marzo de 2014

AQUÍ HAY UNA MUJER MALABARISTA (Día Internacional de la Mujer)


Aquí hay una mujer malabarista,
que se mantiene
firme
en la cuerda floja de sus miedos.

Aquí hay una mujer que le dice al valor
que ría más alto
para salir a su encuentro esta madrugada.

Aquí hay una mujer que mira el mar tras los libros
y sabe que no habrá
naufragio
ni isla donde huir fuera de ella.

Aquí hay una mujer que calla promesas
por si no puede cumplirlas,
que no mentirlas.


DATOS DE LA POETA: Teresa Suárez Domínguez nace en Huelva en 1976, se licencia en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla en 2001 y actualmente trabaja en el sector cultural como formadora de Cursos de F.P.O. y de Talleres de Escritura Creativa y Animación a la Lectura. Ha publicado críticas de arte, artículos en revistas especializadas y es autora de distintos relatos cortos y libros de poesía, entre los que destaca: "La mentira de Lilith" (Huelva, Cacúa Editorial, 2002), galardonado por el Instituto Andaluz de la Juventud con el Premio Huelva Joven en la modalidad de Arte. Dos relatos cortos en las antologías "De Botellas y Náufragos" (1996) y "Cuentos que llevó el cartero" (1998) de la Editorial Fuentetaja de Madrid. Ha colaborado en revistas especializadas como Aullido, Volandas, La Vaca de muchos colores, La Cinta de Moebius o Pliegos del Ateneo de Almería. 
COMENTARIO: Hemos elegido este poema para celebrar el DÍA DE LA MUJER en este espacio. Teresa Suárez muestra en este poema la sencillez y claridad de su escritura, pero también su fuerza como poetisa y como mujer. La reiteración de la fórmula escogida, "Aquí hay una mujer...", insiste en la convención de su identidad como mujer y como poeta. "Aquí" nos señala el lugar concreto en el que se sitúa la mujer: aquí, en la cuerda floja; aquí con sus miedos, aquí en los libros, en la literatura, aquí con sus esperanzas y sus promesas... Pero sobre todo está aquí en el poema, frente a nosotros los lectores del mismo, para mostrarnos que existe como mujer.
Y de eso se trata en esta ocasión, de crear conciencia sobre el papel de la mujer en la historia, en la sociedad, en la literatura, etc., que nos parece tan necesario en este mundo todavía tan machista, tan patriarcal como para necesitar que exista un día para ellas, que, en realidad, es un día para todos.

miércoles, 5 de marzo de 2014

NO QUIEREN IRSE


NO QUIEREN IRSE

Hay mucha gente que no quiere morir:
Mick Jagger, Madonna, Isabel II, Bill Gates.

No quieren morir porque su vida es plena,
vertiginosa y fascinante,
y la muerte es una humillación.

Barck Obama, Fidel Castro, Clint Eastwood,
Lady Gaga, Paris-Hilton, Robert Reford,
Gabriel García Márquez,
no quieren morir.

Sin embargo, morirán.

Steven Spilberg, Brad Pitt, Mario Vargas Llosa,
George Bush, Paul Auster, Carlos Slim, Joanne Rowling,
tampoco quieren morir.

No aceptan el hecho de su desaparición:
furia, se pondrán furiosos.
La furia de los niños contra las estrictas tinieblas.

Angelina Jolie, Keith Richards, Antonio Banderas,
Sharon Stone, Bill Clinton, Tom Cruise,
morirán, un día lo anunciará la televisión:
ha fallecido en su casa de...

Bob Dylan, José María Aznar, Scarlet Johanson,
Hilary Clinton, Nicolás Sarkozy, Tony Blair,
Plácido Domingo, Naomi Campbell, Al Pacino
se morirán también, os lo aseguro.

Os lo juro por lo más sagrado: se morirán.

Decidle, si os apetece,
que la muerte no es el final,
por decir algo.

Tanto dinero sin gastar, tantas casas, tantos viajes,
tantos yates surcando los dorados océanos,
tantas joyas, tantas leyendas,
tantas islas en las que tomar el sol desnudo
y hablarles a los loros, a los pelícanos y a los ángeles,
tantas cenas, tanta ropa de marca sin usar,
tantos momentos de éxito, de orgullo y de poder,
tantos momentos radiantes,
que habrán de quedarse en este mundo.

Decidle, si os apetece
-y porque en el fondo somos compasivos-
que se abrirán los palacios celestiales para recibirlos,
que les espera una brillante posteridad,
una página de oro escrita
en la historia de la humanidad.


DATOS DEL POETA: MANUEL VILAS. Obras: Amor: Poesía reunida, 1988-2009, Gran Vilas de donde está tomado este poema, fue Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla.

COMENTARIO: A veces la poesía puede ser irónica, cuando no humorística, como en este caso. Manuel Vilas cita un elenco de personajes de prestigio, en algunos casos, de dudoso prestigio o incluso, sin la menor duda, de falta del mismo (que cada lector sitúe en la lista a quien desee), para que situemos en frente de nosotros a arquetipos fácilmente reconocibles: el cantante, el actor, el escritor de culto, el artista, el modelo, el triunfador, el guapo, etc., pero que están cortados por el mismo patrón: son ricos y famosos.
Y, sin embargo, en su poema los presenta como las víctimas de su propio éxito. "Pobrecitos, debemos tener piedad de ello", nos pide Vilas, "algún día se morirán", como nosotros, claro. Pero, tal vez, a nosotros no nos cueste tanto desprendernos de nuestras propiedades, porque, simplemente, no tengamos ni joyas, ni yates, ni poder, o, más bien porque sabemos que el éxito, que la vida está en otra parte..., supongo y espero.

domingo, 2 de marzo de 2014

LA VÍSPERA INCIERTA


LA VÍSPERA INCIERTA

Volvió casi clareando a casa, como otras veces.
Estaba algo aturdido de cerveza y los restos infelices
de medio éxtasis tomado, con ella, al filo de las once.
Sin quitarse los pantalones, sólo de medio cuerpo
desnudo, se echó en aquella cama estrecha, dejando
encendida la luz de la lámpara de estudio...
No pensó en la música ni en la novela que estaba
leyendo -ahí, sobre la mesa- ni en el día de sol
que había concluido en aquella noche de música
y de juerga. Sentía unas tremendas ganas de llorar
y un extraño peso en el pecho. La vida era mezquina
-sintió- y nunca llegaría a ningún sitio.
Pasarían los días y crecería el tedio
y como una piedra muy grande pesaría la rabia.
Quería dar golpes a alguien, gritar, aullar,
soltar el rencor por los dedos, la pena, la impotencia,
la angustia, ese terrible peso, que le decía nunca,
no, nunca, nada, jamás, desiste, nunca.
Y entonces en ese instante en que el pecho crecía
de desazón y páramo infecundo, empezó a llorar
ruidosamente, a llorar -no sabía bien por qué-
a llorar solo en su cuarto estrecho de estudiante,
entre libros, discos y aquel póster de Prince muy raro.
Lloró medio desnudo, revuelto el pelo, casi de día,
lloró sin importarle que su madre lo oyera,
si es que madrugaba un domingo, cosa poco probable...


DATOS DEL POETA: Luis Antonio de Villena. Todo sobre este autor, aquí: http://luisantoniodevillena.es/web/. El poema pertenece a Asuntos de delirio (1989-1996).

COMENTARIO: Cuando un adulto lee este poema, recuerda cada una de las razones que llevan al llanto final del muchacho, porque él ha sido ese muchacho. La mezquindad de la vida, la desesperanza, la impotencia, la pena, el amargo sabor de las pequeñas derrotas, la inapreciable línea que separa la alegría de la tristeza se aprende en noches como las que origina el poema de esta semana. Aunque no es el único marco posible, claro.

Cuando un docente lee este poema, presiente que sus alumnos viven en otra realidad distinta y que la comunicación con ellos es harto difícil, pues ignora, la razón de esas lágrimas. Somos como esa madre medio ausente, hastiada, tal vez, y ajena a una parcela de la vida de su hijo, quizás la que más le importe a él, seguro que la que más intensamente vive y le marcará en el futuro. Lo siento, pero esta semana me siento así de defraudado como docente (también como adulto), al comprobar la infinita distancia que existe entre nosotros y vosotros.

Por cierto, ¿qué ocurre cuando un adolescente o un joven como vosotros lee este poema?