Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

martes, 30 de octubre de 2012

Halloween poems

JACK-O-LANTERN

Jack-o-lantern, Jack-o-lantern
You are such a funny sight.

As you sit there by the window,
Looking out into the night.

You were once a sturdy pumpkin,
growing on a curly vine.

Now you are a Jack-o-lantern,
See your night lights shine.


FIVE LITTLE PUMPKINS

Five little pumpkins sitying on a gate.
The first one said, "Oh, my it's getting late!"
The second one said, "There are witches in the air."
The third one said, "But we don't care."
The fourth one said, "Let's run, let's run!"
The fifth one said, "Isn't Halloween fun?"

Then Wooooo went the wind
And OUT went the lights.

And five little pumpkins rolled out of sight.

DATOS: Popular.

Comentario: Desde el Departamento de inglés nos ha pedido colgar estos dos poemas populares para celebrar Halloween, como sabéis una fiesta típica de los países anglosajones pero que tiene su origen en Irlanda. Se van a trabajar en el primer ciclo de la ESO.Y desde aquí agradecemos la participación de Macarena, que da sentido pedagógico a este espacio.

miércoles, 24 de octubre de 2012

COMPAÑERO ENEMIGO



Compañero enemigo, nos convocan
los bárbaros tambores, las sirenas
leprosas de la guerra, el olor acre
que reclama genética venganza. 
Desobedeceremos. Cruzaremos
los cuchillos delante de la lumbre
en la tierra de nadie, que es mi tierra,
nuestra tierra sin planos ni alambradas. 
Y allí compartiremos el arroz
y la perplejidad de estar tan vivos
entre tanto cadáver contagioso.
Compañero enemigo, no te mueras,
ni me mates, ni huyas, ni te rindas,
que tenemos que hablar de muchas cosas.

Datos del poeta:
Juan Antonio Bermúdez. Jerez de los Caballeros, Badajoz, 1970. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y trabaja como periodista, corrector editorial y crítico de cine. Como escritor, ha obtenido varios premios de relato y poesía, entre ellos un accésit del VI Premio de Poesía “Ciudad de Jerez” (1998) y el primer premio del X Concurso de Cuentos y Narraciones Breves “Ciudad de Dos Hermanas” (1996). Recientemente, ha sido finalista del X Certamen de Poesía “Manuel Ordóñez Sánchez” (2001). Ha publicado además textos literarios en numerosos periódicos, revistas y catálogos. Forma parte del colectivo de agitación y expresión cultural La palabra Itinerante.

COMENTARIODesobedecer, no dejarse llevar por los tambores que marcan el ritmo al que debe latir nuestro corazón. Y convencer al supuesto enemigo de que la guerra es la de otros. Deberíamos reflexionar todos sobre esto, por ejemplo, sobre las trincheras que nos han fabricado los mercados para que entre nosotros, simples soldados rasos que deberíamos preocuparnos sólo de sobrevivir, no nos saquemos los ojos a la primera de cambio.

jueves, 18 de octubre de 2012

PARA INICIAR LAS SESIONES DIARIAS DE EL CLUB DE LOS MAESTROS MUERTOS.


Tomar aire frente a la ventana
de par en par abierta,
saludar al pinar
y guiñar a la nube que pasa.
Salir pitando por el pasillo,
abrir la puerta de un golpe
y, tras los buenas días,
poner los pies debidamente
sobre la mesa, apretar fuerte
y, mirando al sur, gritar:

"Capitán, mi capitán...
yo te prometo
que en el día de hoy
no me dejaré hacer cautivo
nada más que por la belleza,
que maldito sea para siempre
si me dejo desarmar
de la fe en mis poetas,
y condenado a galeras sea
si no consigo sembrar
un jazmín en el desierto.
Que estoy dispuesto a vivir
únicamente por ver izada
la bandera de mi libertad..."

Y, acto seguido,
con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela
poner rumbo hacia el país
de Alicia y sus maravillas,
hacia Macondo, Lilliput o Samarkanda,
hacia las Tierras Vírgenes del Sur
en pos de ser el primero en desnudarlas
con un verso en la mirada.

DATOS DEL POETA. Antonio Monterroso (1951) es de Peñarroya-Pueblonuevo. Es un reconocido poeta visual y se encuentra antologado en Boek Visual. También es escritor de Literatura infantil y Juvenil (Editorial Santillana) y responsable editorial de Papeles de Le Rumeur Ediciones. Para ver y leer sobre él, pincha aquí.

COMENTARIO: ¡Cómo me hubiera gustado ser alumno de este maestro! De oídas conozco su dedicación, su manera de trabajar dentro del aula. Pero, además, la semana pasada lo he visto con mis propios ojos. Tener a 25 alumnos atentos, asombrados, participando en un taller de Poesía Visual, y hacerlo la semana de la feria del pueblo..., (cuando lo habitual es, por estos lares, simplemente faltar a clase) parecerá una quimera. Pero Antonio lo ha hecho posible. Desde este espacio queremos reconocer su labor, sabiendo que él ha sembrado más de un jazmín en el desierto. Ojalá cuando sea mayor y consiga ser "maestro" y no "un triste profesor de filosofía", pueda parecerme a él.

miércoles, 10 de octubre de 2012

LOS INSACIABLES (de El último de la fiesta).


Con frecuencia el vivir
es una disciplina lamentable.
En la distancia no alcanzamos a ver
más que una eterna rueda de infortunios
que con nosotros juega mientras nos desposee.
El tedio erige sus altares,
nada se enseña y es del todo imposible
aprender nada.
La noche miente su hondura y su belleza
y es mentira el amor (ese juego de idiotas)
y la amistad no fortalece ni acompaña,
porque es una mentira semejante.
Lo que fue y lo que es,
lo que habrá de venir
son un exacto lodazal de errores
ante el cual sólo cabe, inútilmente,
proclamar el desprecio.
Ellos lo saben.
Y desprecian lo que por vida se conoce,
escupen en el fondo de la noche,
prescinden del amor, que es para débiles,
y sin escrúpulos traicionan la amistad.
Todo, con tal de que se altere el curso de las horas,
con tal de conseguir un poco de placer
y robarle a la vida una vida infrecuente.
Una vida infrecuente y que no sacia.


DATOS DEL POETA: Carlos Marzal (Valencia, 1961). Se licenció en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia. Inscrito en la llamada Poesía de la experiencia, es profesor de literatura en el Instituto Puerto de Sagunto. Su obra se ha incluido en las más importantes antologías poéticas y ha sido galardonada, entre otros, con los siguientes premios: Premio de la Crítica 2002, Premio Nacional de Poesía 2002, por «Metales Pesados» y en el 2003, Premio Loewe por «Fuera de mí». Además de las obras citadas, también ha publicado «El último de la fiesta» en 1987, «Cuatro noches» en 1988, «La vida de frontera» en 1991, «Los países nocturnos» en 1996 y «Poesía a contratiempo» en 2002. (Fuente: amediavoz.com)

COMENTARIO: Con todos los respetos, aunque con ninguna admiración, les dedico este poema a los que se van continuamente de fiesta: Los insaciables. No es desdén por mi parte, sino más bien, un toque de atención. Cada cual elige lo que quiere ser, pero la elección (libre, meditada, intransferible) supone siempre renunciar a ser otra cosa. Creo sinceramente en la libertad absoluta, a la que le acompaña la responsabilidad plena. Por eso imagino que la vida puede ser una gran fiesta, aunque reconozco que muchas acaban mal (resacas, malentendidos, pérdidas, etc.) y a menudo dejan mal sabor de boca. Como dice Marzal en otro poema (El último de la fiesta): La fiesta ha terminado y queda su enseñanza/ como una vieja deuda contraída,/nada hay más imposible que escapar de nosotros.
A los que vinieron a clase, a pesar de la fiesta, mi verdadera admiración. Gracias por no dejarnos solos a Antonio Monterroso y a mí.