Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

miércoles, 29 de febrero de 2012

Opinión sobre la pornografía

No hay mayor lujuria que el pensar.
Se propaga este escarceo como la mala hierba
en el surco preparado para las margaritas.


No hay nada sagrado para aquellos que piensan.
Es insolente llamar a las cosas por su nombre,
los viciosos análisis, las síntesis lascivas,
la persecución salvaje y perversa de un hecho desnudo,
el manoseo obsceno de delicados temas,
los roces al expresar opiniones; música celestial en sus oídos.


A plena luz del día o al amparo de la noche
unen en parejas, triángulos y círculos.
Aquí cualquiera puede ser el sexo y la edad de los que juegan.
Les brillan los ojos, les arden las mejillas.
El amigo corrompe al amigo.
Degeneradas hijas pervierten a su padre.
Un hermano chulea a su hermana menor.


Otros son los frutos que desean
del prohibido árbol del conocimiento,
y no las rosadas nalgas de las revistas ilustradas,
pornografía esa tan ingenua en el fondo.
Les divierten libros que no están ilustrados.
Sólo son más amenos por frases especiales
marcadas con la uña o con un lápiz.

Datos de la autora:
Wislawa Szymborska. Poeta y ensayista polaca nacida en Kórnik, Poznan, en 1923.
Vivió en Cracovia desde que  su familia se trasladó allí en 1931. Estudió Literatura Polaca y Sociología en la Universidad Jagiellonian, dedicándose desde entonces al ejercicio literario.
Con su primera publicación "Busco la palabra" en 1945, seguida de "Por eso vivimos" en 1952 y "Preguntas planteadas a una misma" en 1954, logró situarse en los primeros planos del panorama literario europeo. "Apelación al Yeti" en 1957, "Sal" en 1962,"En el puente" en 1986.
Fue galardonada con importantes premios, entre los que se destacan, Premio Goethe 1991, y el Premio Nobel de Literatura 1996. 
Falleció el 1° de febrero de 2012


Comentario:
Este poema no es un poema erótico, de hecho, poco tiene que ver la pornografía con el erotismo. Pero, pese a ello, nos sentimos atraídos por el título, como atrae un pequeño agujero que comunica con habitaciones ajenas a la nuestra. Así, cuando miramos, leemos a través de él, decepciona nuestras expectativas primeras. Sin embargo, como inevitablemente seguimos leyendo, mirando la escena, pronto nos atrapa y reconocemos en las palabras de la polaca algo tan familiar que asusta (como si el agujero fuera, tal vez, un espejo que nos devuelve nuestra imagen más amarga): la imposibilidad de atrapar la vida mediante "parejas, triángulos y círculos", la obscenidad y la lujuria del pensar, como si fuera este, nuestro más auténtico vicio.

P.D.: A los suscriptores: el poema que esperáis, como dice Oliverio Girondo, "Llegará, llegará".

domingo, 19 de febrero de 2012

PAN DURO

La madre de mi madre se tomaba
el pan del día anterior o el de hacía dos días 
para desayunar, con su café manchado.
Era como un gorrión. Emocionaba ver
a aquella señorita de Alicante
con más de ochenta años de ternura
nutrirse despacito igual que un pobre
cartujo, allí sentada en su butaca.
Mi madre sonreía al verme sorprendido
contemplando a su madre, en una casa
cuya despensa inmensa
se parecía a un bodegón de Snyders.
Y alguna vez, para explicarme aquello,
me dijo llanamente: es por la guerra;
no te preocupes, Jaime, es por la guerra
.
Dos décadas después, y a casi un siglo
de la Guerra Civil, ahora soy yo
el que coge el pan duro
y lo besa despacio
y se lo come haciéndolo migajas
con un café con leche.
Mi mujer no da crédito, y se queda
alucinada cuando le contesto
completamente en serio que no le dé importancia,
que lo hago por la Guerra. 


Datos del poeta: Jaime García-Máiquez (Murcia, 1973), se dio a conocer como poeta con el premio Luis Cernuda obtenido por su libro Vivir al día (1998).  Ha escrito Otro cantar (Premio Arcipreste de Hita, Pre-textos, 2007) y dos pequeños cuadernos de haikus: La isla del tesoro (El Sitio, 2004) y próximamente aparecerá . Ha aparecido en varias antologías, entre las que cabe destacar Un siglo de sonetos en español (Hiperión, 2000), La búsqueda y la espera, antología del grupo Númenor (Kronos Creación, 2005), Orfeo XXI. Poesía contemporánea y tradición clásica (Llibros del Pexe, 2005), y Sombra hecha de luz. Antología de poesía andaluza actual [1950-1978] (Universidad Nacional Autónoma de México, 2006).

Comentario: ¡Qué fácil hacer poemas, verdad! Palabras sencillas, una experiencia común, un modo prosaico de narrar la vida. Pero, frente a lo aparentemente fácil está la labor del poeta, hallar el modo de que el lector se sorprenda. Eso es lo difícil, pero también lo enigmático, lo valioso. En fin, aunque no tomemos pan duro, pero tampoco pan del bueno... (ese pan que ya parece que es imposible encontrar), podemos entender que hay detrás de ese gesto que une a dos generaciones muy distintas (¡qué ternura en ambos casos!), pero que están en la misma tesitura: intentar soportar la guerra en la que todos estamos sumergidos, lo sepamos o no.

martes, 14 de febrero de 2012

Piedra negra sobre una piedra blanca

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...


Poeta peruano nacido en Santiago de Chuco en 1892. Considerado como una de las grandes figuras de la poesía hispana, fue el gran impulsador de la vanguardia latinoamericana.
Durante mucha parte de su vida sufrió grandes penurias económicas que nunca menguaron la calidad de su escritura. En 1920 fue acusado injustamente y encarcelado durante más de dos meses, época en la cual escribió parte de su obra "Trilce". Para escapar a las persecuciones de que fue víctima en el Perú, se marchó a Europa, recorriendo Francia, Rusia y España,
en un esfuerzo inaudito por superar la etapa de decepciones y amarguras que sufrió en su patria. Trabó amistad con grandes intelectuales de la época, como Tristan Tzara, Louis Aragon, el pintor Juan Gris y Vicente Huidobro, entre otros. Publicó en 1918 «Los Heraldos Negros» y «Trilce» en 1922. «España, aparta de mí este cáliz» y «Poemas Humanos»,
fueron publicados en 1939, después de su muerte. Después de una vida de estrecheces económicas y tras una larga enfermedad, murió en Paris en 1938.

Este poema de César Vallejo expresa el dolor y la desazón vital tan característica de su obra. Es un poema visionario en el cual Vallejo imagina el día de su muerte: gris, lluvioso, en soledad y apaleado por todos.

domingo, 5 de febrero de 2012

YO NO COMPRENDO NADA...

Yo no comprendo nada. No por eso
me rindo. Una cuestión
de técnica, sin más. No comprender
apenas nada brinda
nuevas y limpias posibilidades:
ir ofreciendo el desconocimiento, hacerle
entrega al mundo de este interrogante,
que sea finalmente de todos tanta duda,
tanta perplejidad.
No comprendo siquiera
por qué, pero es inútil
tratar de resistirse a ese sosiego
que provoca partir
el pan del estupor
y, al repartirlo,
propagarlo, darlo
a la luz, iniciarlo,
no poseer la sola
incomprensión de todos,
y no comprender nada,
y celebrarlo.


 DATOS DEL POETA
El poeta es Gonzalo Escarpa (Madrid, 1977), de su obra Fatiga de materiales. Este joven autor es un agitador cultural muy conocido y de cierto prestigio, entre otras cosas, pertenece a varios grupos de experimentación poética y visual. Ha estudiado Arte Dramático y trabajado como actor y director en cine, teatro y televisión. Si quieres saber más sobre él, puedes visitar su página, o esta otra: www.redfosforo.org

COMENTARIO:
Comparto, con Gonzalo Escarpa, la desazón ante la realidad que estamos viviendo. Ignoro cuáles son los motivos que han llevado al poeta a realizar el poema, pero supongo, que la mayoría se siente igual cuando esa realidad le golpea (puede ser la crisis, pero también el desamor, la distancia, los estudios, la actitud de tus amigos, la incomprensión de tus padres). Aunque lo distinto aquí es como gestiona esa incomprensión: el poeta la celebra y la comparte con los demás; ese es el mérito del poema, dar a la luz, mediante palabras, su actitud ante la adversidad. Un buen ejemplo para aquellos que se rinden a las primeras de cambio.